Zamora, Mich.- Durante la misa de imposición de Ceniza, acto que da inicio al tiempo Cuaresmal, el Obispo de la Diócesis de Zamora, Javier Navarro, indicó que es tiempo de guardar ayuno, pero también de conversión y apoyo al prójimo, especialmente a quienes por la cuarentena prolongada tiene hambre de ser escuchados aunque sea a distancia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí