•Símbolo de amor para quienes ya no estánSANTIAGO TANGAMANDAPIO, MICH., a 30 de Octubre del 2019.- Se acerca del Día de Muertos, festividad para los mexicanos, pues según la creencia nos vistan nuestros fieles difuntos a quienes esperamos con gusto, motivo por el cual se realiza una seria de preparativos para recibirlos.Entre altares, flores de cempasúchil, tapetes elaborados con aserrín, su comida típica, y no pueden faltar las coronas y cruces para quienes acuden al panteón a visitar las tumbas, esta como una muestra de cariño, hacían quienes se han adelantado de este camino llamado vida.Se cree que el origen de las coronas es un círculo, porque es una figura que no tiene principio ni fin, es una unidad. Es pues el círculo, en un sentido espiritual y religioso, un símbolo de Dios; el cual no tiene ni principio ni final, y es eterno. Representa también el ciclo de la vida, que es nacer, vivir, morir y entonces regresar con Dios.Estas coronas son elaboradas por decenas de artesanos, pero en el municipio de Tangamandapio, la familia de José González Sandoval desde hace 5 años, realizan este oficio, quienes desde con anticipación elijen los listones de colores, cada año con nuevas tendencias y colores.Papás e hijos, todos participan, con la realización de los conos para los moños, así como la realización de miles de abanicos, que pegaran después para adornar las coronas con diversas combinaciones, mientras que otros rellenan los círculos de paja, cortan la madera para armar su base, y finalmente armarlas, pues estas adornarán una tumba, en ella va implícita el cariño, respeto y amor de sus familias, al colocarlas.Estas son de diferentes tamaños hay chicas, medianas y grandes, así como las cruces y un sinfín de colores y combinaciones, los costos van desde 150 hasta 300 pesos y las cruces en 100 pesos, que comercializan en el cerrito colorado y las arquillas, en esta localidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí